Brave Browser, el navegador web centrado en la privacidad, anunció hoy que su uso creció en más del 130% en su primer año del lanzamiento de su versión 'estable'.

El 13 de noviembre de 2019, Brave Browser lanzó su primera versión estable después de haber acumulado 8.7 millones de usuarios activos mensuales y 3 millones de usuarios activos diarios durante su período Beta.

navegador brave

Durante el año pasado, Brave Browser experimentó un increíble crecimiento del 130% para llegar a 20.5 millones de usuarios activos mensuales y 8.7 usuarios activos diarios a partir de noviembre de 2020.


Si bien Google Chrome todavía posee el 69% de la participación de mercado de los navegadores, otros navegadores como Firefox, Brave y Microsoft Edge están reduciendo lentamente la participación de Chrome a medida que introducen nuevas funciones o una mayor privacidad.


Brave atribuye su crecimiento a la creciente frustración del usuario final con la falta de privacidad que se observa en los navegadores más conocidos y un nuevo ecosistema publicitario que permite a los usuarios tomar el control de cómo navegan por la web.

"Los usuarios están hartos del capitalismo de la vigilancia, y 20 millones de personas se han cambiado a Brave para un ecosistema web completamente nuevo con una economía de publicidad opcional. Esto les devuelve el control de su experiencia de navegación", dijo Brendan Eich, CEO y co -fundador de Brave. 

"El movimiento de privacidad global está ganando terreno, y este hito es solo un paso más en nuestro viaje para hacer de la privacidad por defecto un estándar para todos los usuarios de la Web".


Brave también ha experimentado un crecimiento de 3.2 veces en sitios verificados en su programa de 'creadores' que permite a los editores ganar tokens de criptomoneda Basic Attention Token (BAT) como recomendación de los visitantes que frecuentan sus sitios. El número total de creadores verificados aumentó de 300,000 a 972,000 desde el año pasado.


Si deseas probar este excelente navegador puedes descargar Brave aquí.


Las razones por las que me cambié al navegador Brave